Conmoción en Colombia por muerte de niño indígena en Bogotá

0
351
Indígenas Embera
Compartir

Un niño de un año y 9 meses, perteneciente a la comunidad de indígenas «Embera« falleció el pasado domingo 28 de noviembre por falta de atención médica.

El infante murió debido a las bajas temperaturas que se registran en la capital. Específicamente en el campamento instalado desde hace dos meses en el Parque Nacional de Bogotá.

Aproximadamente 1.400 indígenas de esa comunidad se encuentran en este campamento como consecuencia de la violencia que se genera en sus territorios.

La comunidad de indígenas «Embera» se ubica en el Departamento de «Risaralda», en el centro-oeste del país.

¿Qué dicen las autoridades?

La dirigente indígena de la comunidad «Nasa» María Violet Medina, señaló que desde el pasado 8 de noviembre emitieron diversos anuncios en el que solicitaban de manera urgente atención médica, debido a las condiciones en las que se encontraban las comunidades en este campamento.

«No hemos sido escuchados. No sé cuántos días tenemos que perder para que la doctora [alcaldesa] Claudia López se tome un minuto de su tiempo y venga y nos escuche pero sobre todo para que entienda que nosotros proponemos salidas estructurales como las que hemos puesto sobre las mesas».

En ese sentido, la Defensoría del Pueblo declaró que habían solicitado a la alcaldesa Claudia López, instalar una unidad permanente de salud en ese lugar, donde además se garantizará alimentación y atenciones dignas para los menores de edad.

Asimismo, el senador Iván Cepeda Castro destacó en sus redes sociales el contexto por el cual la comunidad indígena «Embera» se encuentra en Bogotá.

El Senador compartió un artículo del periodista Mauricio Cárdenas.

“La historia del embera risaraldense se repite en la mayoría de las familias que sobreviven aquí en Bogotá. En cada familia hay un hijo, un hermano o un padre asesinado o amenazado”.

María José Pizarro, miembro de la Cámara de Representantes por la coaliciónDECENTES, declaró que el Estado colombiano no garantiza los derechos de estas comunidades.

“Las comunidades están en el abandono en sus resguardos y en el mismo corazón de la capital. El Estado colombiano es incapaz de garantizar derechos. Somos una sociedad indolente”.

En medio de este escenario, la violencia no cesa en Colombia. En paralelo con el fallecimiento del niño de la comunidad «Embera», también se dio a conocer un nuevo asesinato en el departamento de Valle del Cauca.

Sujetos armados asesinaron a dos dirigentes indígenas. Durante las últimas semanas se incrementaron las tensiones en estas zonas debido a la presencia de grupos irregulares que buscan el control de esos territorios.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí