ONU: Las sanciones son «particularmente dañinas» para los grupos más vulnerables

0
608
Sanciones
Compartir

Este jueves la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) publicó un informe acerca de cómo las sanciones unilaterales son «particularmente dañinas» para mujeres, niños y otros grupos vulnerables.

Las declaraciones contenidas en el documento las hizo Alena Douhan, experta independiente designada por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Allí la relatora especial da cuenta del impacto negativo de las medidas coercitivas en el disfrute de los DDHH.

“Ya sabemos que las sanciones unilaterales impiden que las poblaciones de los países afectados disfruten plenamente de sus derechos humanos; y que el impacto es especialmente severo para los grupos vulnerables, explicó.

Douhan no solo incluye a las mujeres y los niños entre los grupos vulnerables. Indica que allí también están indígenas, personas con discapacidad, ancianos y enfermos. Asimismo, tienen espacio en esta clasificación los migrantes, refugiados, desplazados y personas en extrema pobreza. «Además de (…) otras personas que enfrentan desafíos particulares en la sociedad», dijo.

La experta explicó que los grupos vulnerables pueden entenderse como aquellos que dependen más de la ayuda social o humanitaria.

«Pero la ayuda muy a menudo no se puede proporcionar debido a las sanciones, a pesar de las exenciones existentes», puntualizó.

¿Hasta que punto afectan las sanciones?

Según Douhan, parte del problema radica en la complejidad de las regulaciones de estas medidas coercitivas, así como la aplicación extraterritorial y las penas severas. Estos dos factores, dijo, «han llevado a un exceso generalizado del cumplimiento de las sanciones unilaterales por parte de las entidades». Todo ello por temor a las «consecuencias de infracciones inadvertidas”.

La relatora explicó que debido a estas razones los bancos se niegan muchas veces a financiar ayuda o hacer transacciones para compras humanitarias.

“Las ONG humanitarias a veces han dejado de operar en países sancionados debido a estas dificultades», refirió.

Agregó que las sanciones incluyen desde embargos de combustible hasta impedir que los países obtengan piezas para mantener la infraestructura y así tener operativos los servicios básicos.

«Este es el caso cuando un país no puede obtener combustible, los medicamentos y el equipo médico no se pueden entregar y la gente no puede llegar a los hospitales para recibir atención médica», aclaró.

Douhan afirmó que las mujeres regularmente son las más afectadas. De acuerdo con su explicación ellas son las primeras en quedar desempleadas «cuando las sanciones hacen que la actividad económica disminuya»; por ello pasan a ser el blanco de traficantes sexuales.

Para finalizar, en el documento la relatora hace un llamado a los gobiernos que imponen sanciones a levantar o minimizar dichas medidas según lo exige el derecho internacional.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí